2007/12/27
El escarabajo ganchudo






Soy arena con temor al escarabajo ganchudo, de esos que te agarraban los dedos de los pies cuando eras chico pero que nunca nunca llegaron a morderte.

Soy las huellas y los restos de la sombrilla entre bloques de cemento allá en el puerto el espigón largo de Mar del Plata.

Cuando había tormenta y llegabas hasta la punta era terrible que el viento te llevara pero las piedras gastadas y rugosas que te lastimaban los pies si te olvidabas las ojotas servían en esos momentos para agarrarse fuerte.

Cuando el agua bajaba parecía el extremo de un navío inmóvil que se metía en las profundidades del mar el espigón entero se hundía y había que sentarse para no ser tragado por las olas.

Después venían las paredes azules que parecían montañas y arriba de todo se volaba la espuma como un rizo blanco que se perdía y aparecía por alguna magia pegado en el agujero de una piedra temblando de miedo las olas golpeaban y te caía una lluvia que era una mezcla de sal y arena.

Después volver era fácil y no había que preocuparse de no tener ojotas porque el viento era tan fuerte que te hacía volar sobre los bloques y las piedras y dabas saltos kilométricos hasta la arena.

La tía estaba allí con la sombrilla plegada un pañuelo en la cabeza la heladera portátil en la mano y había que caminar hasta la parada de colectivo con el barrenador de telgopor y el equipo de mate a cuestas.

Eran cuadras y cuadras de colas de gentes esperando y se volvían a abrir las sombrillas y llovía todo el viaje algunos caminaban muy mojados con surcos de agua entre la arena pegada al cuerpo.

Quizás esos eran felices como yo cuando estaba en la punta del espigón, pero los veía desde la ventana cerrada del ómnibus y no sabía que tenían frío entonces pensaba en el escarabajo ganchudo solo y sin pies en donde enganchar para que no se lo lleve el viento.









 
posted by Leonardo Saravia at 15:20 | Permanganatos | 13 Kols
2007/12/20
Taurus Centaurus



Taurus Centaurus




El ser se esconde en el fuego del agua

cuánto humo sale del gusano

cuánto

un gusano grande y viejo

que habla y fuma.


Se fuma la punta de su cola

y nunca se termina.


Pero el ser se esconde en el fuego del agua

vuelvo a pensar

y me olvido del gusano.

y del fuego

y del agua

viene a ser un aire

derretido en tierra

y esparcido a los cuatro vientos

yo me siento

un tanto amorfo

y soy el gusano

escondiendo el ser

en el fuego del agua.





Taurus Centaurus




 
posted by Leonardo Saravia at 11:06 | Permanganatos | 10 Kols
2007/12/13
Sin paraguas





Intuición sin paraguas







La

única

certeza

es la intuición.


No

me

gusta

decir única

porque la piedra termina

destruida en partes agrietadas.


Entonces

hay

una intuición

que

es

certeza

pero a veces

hay que esperarla

penosamente

como quién espera sediento

la lluvia


y

después

animarse

a salir sin paraguas.








Intuición sin paraguas
Acrílico sobre papel 100x38cm




 
posted by Leonardo Saravia at 09:53 | Permanganatos | 21 Kols
2007/12/11
Entre nos




¿Cómo hacés para hablar?

Te sentás a la hora de los pájaros, no una vez, sino trescientas veces. Te sentás y escuchás.

¿Nada más?

Nada más, ojo que es mucho tiempo, trescientas veces.

¿Y después que pasa?

Vas entendiendo de a poco y te van saliendo los sonidos, algunos sonidos, no todos y podés hablar un dialecto de ese lenguaje.

¿Y como vendría a ser, por ejemplo: hola?

Es que en cierta forma no hay palabras, hay sonidos que llevan cosas que no son
sonidos, que se podría decir que son pensamientos, y hay también pensamientos que no son sonidos. Hay cosas que provienen de otros lados, que se podría decir que las trae el viento o el agua, aunque no haya una gota de lluvia ni una mínima brisa.

¿Y eso lo entendiste en trescientos días? ¿Bastante rápido, no?

En realidad hay que escuchar hasta que dejes de escuchar y dejes de entender los sonidos como viniendo de afuera, sos vos mismo el que habla y el que escucha.

¿Y cómo siendo vos mismo no entendés absolutamente perfectamente completamente, todo?

¡Ja!, en este instante, ¿vos entendés todo de vos mismo?

No sé, supongo que sí.

Lo que sí te puedo decir es que es el mismo lenguaje de los delfines, que podés entender lo que ellos dicen.

¿Alguna vez fuiste a practicar con delfines?

No, nunca.




Entre nos


 
posted by Leonardo Saravia at 10:55 | Permanganatos | 6 Kols
2007/12/05
Contra







La primer rebelión

es la rebelión del consumo.



Cony


Me compro la cámara
¿Me compro la cámara?
Sí/No/Sí/NO/SÍ/no/SÍ/no/Sí/no
Sí/No/Sí/Sí/Sí.

Pero es muy cara
Sí es muy cara.
Sí/No/Sí/no/SÍ/NO/SÍ/SÍ/No/Sí
No/No/NO/SÍ/No/no/Sí/no/no
no/No.

¿Es muy cara?
SÍ/no/SÍ/no/Sí/NO/NO/Sí/NO
no/Sí/no/SÍ/NO/Bueno.

Es
bueno sí
es cara
casi como un sueldo.
No me la compré.



El poder que tenés en tus manos

es el poder que tenés en tus millones de manos

la última rebelión

es la rebelión del consumo

el consumo en el que está basado todo este sistema.

¿Vos qué sacrificás?




-
--
------
Crónica de la avant premiere de la película "La última hora"



 
posted by Leonardo Saravia at 18:54 | Permanganatos | 11 Kols